Un inicio a la altura de los Sub-23.

La Copa de España comenzaba otro año más con el clásico Circuito del Guadiana. El alto de Magacela volvió a ser el juez de la carrera. Un corte con hombres importantes se adelantaba a un pelotón perseguidor. A 10 kilómetros de meta, Vojtech Kminek (Cortizo) y Javier Ibáñez (Caja Rural-Alea) se marchaban en solitario para disputarse el triunfo entre los dos. Finalmente, el corredor del Cortizo se impuso a Ibáñez. Vojtech era el primer líder de la Copa de España como corredor Elite. Fran Bennassar ocupaba la tercera plaza, y al ser el primer sub-23 en meta, conseguía el liderato de los Sub-23 en Copa de España. Un gran fin de semana para el Equipo Cortizo, que emplazaba a Daniel Cavia en la cuarta posición.

Mientras tanto, el calendario euskalduna también daba el pistoletazo de salida a la temporada de carreras. Un recorrido completamente llano que obligaba a una llegada al sprint. Un derrumbe de una ladera hacía imposible realizar las 2 ascensiones al alto de Meagas. Por eso, el recorrido tuvo que modificarse y dejarse completamente llano. Una intensa lluvia junto al frío del norte presenciaron el debut con victoria de Sergio Romeo al sprint (Finisher). El potente ciclista vallisoletano se imponía a sus rivales de forma clara.

La segunda carrera correspondiente a la Copa de España se disputó en Murcia. El Trofeo Guerrita se decidió en un ataque a más de 40 kilómetros de la meta. Lev Gonov (PC Baix Ebre) y Gabriele Raccagni (Polti- Kometa) atacaron muy valientemente en busca de un corte que les permitiera disputarse la victoria. Así fue, pese al fuerte ritmo del pelotón en los últimos kilómetros, los dos corredores llegaron a las calles de Murcia con tiempo para medirse y jugarse la victoria entre los dos. Lev Gonov, el ruso del equipo PC Baix Ebre se impuso a Raccagni (Polti- Kometa). Raccagni encontró el consuelo de no ganar la carrera en convertirse en el nuevo líder de la Copa de España.

Mientras tanto, en la zona norte de España, el agua no amainó. La segunda prueba del Torneo Euskalduna, que se disputaba en Ereño estuvo marcada por el agua, el frío y las caídas. Hugo Aguilar demostró ser el más fuerte y consiguió imponerse a sus rivales. Comenzaba otra nueva semana de carreras. Tras dos carreras del Torneo Euskalduna bajo la lluvia, la tercera, celebrada en Markina-Xemein, fue la excepción. Buen clima y un recorrido sinuoso recibieron a los corredores. El equipo Eiser-Hirumet abrió la lata con Iñaki Trujillo. El ciclista sub-23 de cuarto año se impuso en un reducido grupo a Ganzabal (Laboral-Kutxa) y Eder Ruiz (Telco´m).

Al día siguiente, llegaba La Aiztondo Klasika, probablemente la Copa de España más dura de las disputadas esta temporada hasta la fecha. La Aiztondo Klasika se rompió en el Muro de Mendigain. Esta fue la última ascensión y dejó a siete ciclistas en cabeza de carrera para disputarse la victoria. A tan solo 1 kilómetro de meta, Mateu Estelrich (Essax) atacó en busca de sorprender al grupo. Fue un intento acertado, ya que le permitió entrar en la recta de meta en solitario para celebrar la victoria 3 segundos por delante de Haimar Etxeberria (Finisher) y Ander Ganzábal (Laboral Kutxa). Así, Etxeberria se convirtió en el nuevo líder de la Copa de España.

Después de una extenuante cita de la Copa de España, arrancaba otra semana de competición. Esta vez sin citas de la Copa de España, pero con un fin de semana apretado en cuanto a calendario. Berriatua, Estella, Vuelta a Extremadura y el díptico de Zamora. En Berriatua, Haimar Etxeberria volvía a subir al podio, esta vez tras alzarse con la victoria. Demostraba así su gran estado de forma. Ander Ganzábal conseguía abrir la lata en su cuenta particular esta temporada alzando los brazos en Estella. La Vuelta a Extremadura volvió a dejar, un año más, un desenlace de película. De nuevo, Pablo Carrascosa se quedaba con la miel en los labios en cuanto a la clasificación general por segundo año consecutivo en favor de Faura (Cortizo). El díptico de Zamora estuvo completamente dominado por un corredor. Ivan Smirnov (Baix Ebre) se hizo con el doblete mostrando un gran poderío.

No hay que olvidar tampoco otra de las carreras disputadas ese mismo fin de semana. El clásico trazado del GP San José de Astillero recibió a los corredores en lo que previsiblemente sería una llegada al sprint. Finalmente se rompió la norma y un grupo de 8 ciclistas se jugaba la victoria. Iñaki Trujillo (Eiser-Hirumet) se apuntaba su segunda victoria de la temporada y sucedía a Aritz Urra, ganador el año pasado. Un fin de semana con muchas carreras que dejaba paso a otra nueva semana con doble carrera. El sábado se disputó la carrera de Laukiz. Un trazado marcado por las sucesivas ascensiones al alto de Unbe. Un corte de unos 20 ciclistas se desmarcó del pelotón. En el último paso por el alto de Unbe, fue Lucas Towers quien atacó y se marchó en solitario para adjudicarse la victoria y ser el único de los corredores que llegó a meta por delante del pelotón. La segunda y tercera plaza se disputaron al sprint. Aimar Erostarbe fue segundo y Diego Ruiz de Arcaute, tercero.

En la jornada dominical llegaba la importante subida a Gorla. Una mañana de domingo que no comenzó de la manera esperada. Un accidente en los primeros kilómetros de la prueba entre un ciclista y una moto enlace paralizó la carrera por falta de ambulancias. Tras veinte minutos de espera se decidió acortar la carrera. Se quitaron 30 kilómetros llanos antes de la primera ascensión a Gorla. Con un pelotón agrupado, los ciclistas llegaron a Vergara para comenzar desde ahí la primera subida a Gorla. Un gran ritmo de los ciclistas provocó que el pelotón dejara de ser pelotón. Ahora debía llamarse grupo. Un grupo selecto que fue engordando en la bajada y el falso llano posterior. Se llegó así a la segunda ascensión a Gorla. Una subida decisiva en la que el más rápido fue Ander Ganzabal (Laboral Kutxa), seguido de Álvaro Sagrado (Brocar-Alé) e Ibai Azanza (Finisher).

Fotografía Goeprobike