Paco Mancebo: la perseverancia lateral

Uno de los temas que más se han citado y se citan en el ciclismo profesional actual es la edad de los contendientes, curiosamente por encontrarnos ejemplos de gran precocidad Evenepoel, Pogacar, Bernal… Y todo lo contario, de gran longevidad, cuyo máximo exponente fue el tristemente desaparecido Davide Rebellin. En España tenemos también ejemplos de carreras de largo recorrido. No solo el omnipresente Alejandro Valverde, sino otros que merecen especial mención como Oscar Sevilla o Francisco Mancebo, en el que nos detenemos en esta ocasión.

Francisco Mancebo nació en el año 1976 y fue alumno aventajado de la escuela de Ángel Arroyo en El Barraco (Ávila). Su estilo de correr, agónico, regular, diésel como Marino (Lejarreta). Con el rictus de sufrimiento y la cabeza siempre torcida hacia un lateral le hacían plenamente identificable hasta para el aficionado medio. Debuta como profesional en 1998 en las filas del Banesto y en su organización se mantuvo hasta el fatídico año 2006 que tanto condicionó nuestro deporte, sobre todo en España.

En el año 2000, a principios de temporada, ya le vimos apuntar bien alto acabando tercero en la general final de la carrera del sol, la París-Niza. Prestaciones que se vieron confirmadas en el mes de julio, logrando en el Tour de Francia 2000 el maillot de mejor joven. También una novena posición en la general de una edición que vería a cuatro españoles en el top ten. Las temporadas 2004 y 2005 representan su máximo exponente, logrando en el primer año citado el Campeonato de España, acabando sexto en el Tour de Francia y tercero en la Vuelta a España.

La temporada 2005 aún fue mejor, subcampeón de España y cuarto en la general del Tour de Francia y cuarto también la Vuelta a España.  En esta última con un triunfo parcial de peso en la estación andorrana de Arcalís. Curiosamente, tras la descalificación de Heras, unas declaraciones suyas afirmando que “los que juegan con fuego acaban quemándose” resultaron premonitorias. Se demostraría no muchos meses después que ambos estaban en la órbita de la Operación Puerto.

El año 2006 comenzó aún mejor. Mancebo fue el fichaje estelar del equipo francés AG2R Prevoyance, compartiendo liderato con Christophe Moreau. Tras una buena Dauphiné Libéré, donde acabó en quinta posición, se destapó la mencionada Operación Puerto y fue vetado para acudir al Tour de Francia. El que iba a ser su año de gloria resultó ser finalmente el principio de su declive. Regresa el año 2007, finalmente sin recibir sanción, en las filas del equipo del modesto Fuenlabrada, Relax-Gam (donde coincide con su alter ego Oscar Sevilla). Pero no pudo correr las grandes vueltas, aunque logró algunos buenos resultados en Volta Catalunya, Vuelta Asturias y en la Route du Sud.

A partir de este año comienza su periplo internacional en equipos menores de países más exóticos desde el punto de vista ciclista, como Portugal, Grecia, USA, Dubai, República Dominicana o finalmente Japón, donde sigue en la actualidad, alternando en algunas de estas temporadas la carretera con el BTT. En este periplo internacional merece especial mención su temporada 2011 en Estados Unidos. En el seno del equipo RealCyclist, donde fue la estrella del ciclismo norteamericano, ganando prácticamente todo. Especialmente cuando la carretera se empinaba, venciendo en la clasificación del calendario nacional y repitiendo en la temporada siguiente.

Recordando que todos nos daríamos con un canto en los dientes por seguir en la forma que tiene a su edad, aprovechamos para agradecerle los buenos ratos que nos hizo (y hace) pasar.

Foto: @ACampoPhoto