Análisis de las invitaciones a La Vuelta 2023

Como bien reza el refrán del famoso poeta español Francisco Quevedo, el dinero abre puertas con mayor facilidad a quien lo posee (y lo aporta en este caso) que al que lo tiene en menor medida. Y es que, en la edición de La Vuelta 2023, parece que las invitaciones a equipos UCI Pro Teams han beneficiado a equipos hasta la temporada pasada en la máxima categoría como el Lotto Dstny (invitado por derecho al ser el primer equipo de la segunda categoría con más puntos)  o al potente equipo francés Total Energies frente a varios equipos más humildes económicamente del territorio español como son el Kern Pharma y el Euskaltel Euskadi.

No podemos obviar que el equipo Total Energies, al ser patrocinador oficial de La Vuelta, parecía tener la participación en la ronda española más que asegurada dinero mediante. En el caso del primero, Lotto Dstny, se entiende su invitación por lo mencionado anteriormente: ser el equipo de categoría profesional continental mejor situado en la clasificación por puntos de la UCI, pero teniendo en cuenta que se ha dejado fuera a otro equipo bastante potente que hasta el año pasado también era World Tour como es el Israel Premier Tech parece que el conjunto de equipos invitados queda algo descafeinado o con ausencias de equipos de interés general.

Así pues, con la ausencia del equipo israelí, decimos adiós a la posibilidad de volver a ver al cuatro veces campeón del Tour de Francia y también ganador de La Vuelta en 2011 y 2017, el sudafricano Chris Froome. Veremos si en el futuro volveremos a ver al ex campeón tomando parte de la competición española nuevamente. Lo que está claro es que no será en esta edición.

Por otro lado, no puedo pasar por alto la opinión popular en este asunto, pues creo que muchos son los aficionados que en estos días han manifestado su descontento en la selección de equipos propuestos por la organización de La Vuelta para participar en la competición de este año. Sin embargo, desde mi punto de vista, no todo son sombras en la decisión de los equipos invitados propuesta por Javier Guillén y su equipo.

Si analizamos la propuesta hay que remarcar como un punto muy positivo la presencia, tras un año de ausencia, del equipo español Caja Rural Seguros RGA. Particularmente debo reconocer que el año pasado me quedé con ganas de ver a algunos de los ciclistas de esta escuadra en acción en la competición española puesto que tengo la sospecha de que podrían ofrecer buenas actuaciones durante muchos días de la carrera.

Seguro que, al volver a tener la oportunidad de participar, darán juego y serán protagonistas en muchas escapadas, tal y como hace años nos tenían acostumbrados (en mi memoria tengo grabadas las escapadas de mi paisano Lluís Mas o las brillantes actuaciones de un joven prometedor como Álex Aranburu). Hombres como Fernando Barceló, Jefferson Cepeda, Orluis Aular, Julen Amezqueta o el veterano Edu Prades seguro tendrán algo que decir, pues han ido dando pistas del buen estado de forma que tienen, y son ciclistas a tener en cuenta no sólo en escapadas, sino como candidatos a llevarse alguna victoria de etapa de la carrera u ostentar alguno de los maillots de la competición.

Debo reconocer que vi como un gran error la ausencia este año de un equipo tan mítico y querido como es el Euskaltel Euskadi. A fin de cuentas, el ciclismo y la afición vasca son un punto de mucho peso y gran importancia en lo que conforma el ciclismo español y su ausencia se hará notar. Aparte de ello, hay que reconocer que el equipo vasco ha encarado con muchas ganas y actuaciones interesantes con un papel muy activo sus últimas participaciones en la competición española. Una lástima que hombres como Luis Ángel Maté, José Antonio Soto, los hermanos Azparren , Mikel Bizkarra, el gallego Carlos Canal o Gotzon Martín, a quienes se les ha visto muy bien al inicio de temporada, tengan que ver la carrera desde la cuneta.

Muchos aficionados han comentado que debería haber tenido la oportunidad de correr este año el Kern Pharma o el Euskaltel en lugar del equipo Burgos BH (agradecer a todos los que habéis participado aportando vuestras ideas y opiniones en el video lanzado esta semana). Sin embargo, hay que tener en cuenta que desde la Diputación de Burgos se aporta cierta cantidad económica en la organización del evento que, sin duda alguna, habrá tenido que ver en la decisión de Guillén y los suyos a la hora de priorizar la invitación al Burgos por delante del Euskaltel o Kern Pharma. Aparte también hay que reconocer que el equipo burgalés tuvo una muy buena actuación en la edición pasada, ostentando el maillot de montaña por Víctor Langellotti durante buena parte de la competición.

Lo que está claro que, si tanto Total Energies sigue patrocinando La Vuelta, como la Diputación de Burgos aporta cierto dinero a la misma y el primer equipo de la segunda categoría tiene invitación por derecho propio a la ronda española, sólo quedaría una vacante real (a lo sumo dos si coincidiese que el Total Energies fuese el primer equipo por clasificación de la segunda categoría) en las invitaciones a los equipos profesionales continentales españoles.

Una pena, desde mi punto de vista, que no haya un margen mayor o se presione más a la UCI desde las mismas organizaciones para aumentar el número de equipos participantes en las Grandes Vueltas. Una normativa que debería revisarse para dar oportunidad a equipos más modestos a poder participar, pues al final, si las invitaciones reales se reducen a uno o dos equipos, se seguirá asegurando la participación de los mismos a golpe de talonario.

Foto: Sprint Cycling Agency / Unipublic