El viaje a Portugal de Óscar Cabedo

El ciclista castellonense ficha por el equipo portugués del ABTF Betão – Feirense. Deja el Voralberg, en el que realizó una temporada 2023 bastante interesante, y vuela hacia un ciclismo de bastante consumo interno y que es visto desde algunos prismas como un lugar de retiro para ciclistas españoles que no encuentran ningún otro hueco bien en casa, bien en otros lugares. Es una lástima porque este buen escalador podría tener hueco en el mundo continental español. Pero su edad, que en otras épocas sería un punto a favor por estar en la flor del ciclismo con 28 años, se ha convertido en un lastre, en un deporte que ha ubicado su radar en edades más tempranas.

La tendencia de los equipos de la segunda categoría es a incorporar talentos de menor edad para servir de vivero del World Tour. Una lástima que no encuentre hueco un ciclista que se ha curtido en bastantes países y que en su última aparición en una grande dio muy buenas sensaciones. Sucedió en la Vuelta a España 2022, donde luciendo el maillot del Burgos BH consiguió rozar el top 20 de la clasificación general final y dio sensación de encontrarse cerca de esa segunda unidad de favoritos.

Justo por detrás del malogrado Mader, de David De la Cruz, de Thibaut Pinot, de Tao Geoghegan Hart, pero por delante de Hugh Carthy, de Sergio Higuita y de Marc Soler, ciclistas más que asentados en el World Tour. Ese fue su nivel en carrera. Sí, no son números para fichar por un equipo de élite, pero tampoco para acabar dando con sus huesos en el por desgracia tan devaluado ciclismo portugués. Firma por un año tras la buena temporada que realizó en suelo luso, con la victoria de su compañero Colin Stüssi en la general y su 13º puesto.

Sin embargo, su mejor carrera tuvo lugar en la Oberösterreich Rundfahrt, la Vuelta a Austria. Se celebró durante el mes de junio y vio la victoria de Luca Vergalito, de quien el ciclista de Onda se quedó a tan sólo un segundo. Un suspiro de un éxito que bien podría haberlo cambiado todo. Pero las cosas se han dado así y el destino ha querido que Óscar Cabedo se haya marchado a Portugal. El ABTF Betão – Feirense obtuvo la tercera plaza en la general de la Grandissima con el portugués Antonio Carvalho, con quien en teoría compartirá capitanía el español.

Tras un 2023 en el que además de su buena actuación en Austria tuvo un año bastante regular en cuanto a resultados, se puede pensar en él como un candidato a realizar un buen papel en Volta a Portugal, que para el ciclismo portugués viene a ser como el Tour de Francia. No sería un mal objetivo, ya que un gran papel en esta carrera podría permitirle dar un nuevo salto en 2025, cuando finaliza su contrato con la formación que en 2024 le da cobijo. Un equipo que se está moviendo en el mercado y que aún está por asegurar una plantilla completa para afrontar la temporada.

Cinco temporadas en el Burgos BH sin haber logrado levantar los brazos aún. Puede ser un buen objetivo en esta nueva etapa. Eso sí, experiencia no le falta después de haber participado en cinco ediciones de la Vuelta a España y haber finalizado todas ellas, las dos últimas en torno al 20º clasificado en la general final. Resultados que hablan a las claras del tipo de ciclista del que hablamos, con buena capacidad escaladora y magnífica regularidad, un valor cada vez menos apreciado si los puntos UCI no cuentan tanto para un equipo.

Fotos: Nassos Triantafyllou / Vuelta Austria / Rodrigo Rodrigues (Facebook Óscar Cabedo)